Gabriel Silva

Gabriel Silva

Brasileño con doble nacionalidad española (1983).
Director de arte de formación pasó 11 años de su vida en Madrid inspirándose en artistas y pensadores europeos, actualmente reside en Miami.
La evolución de su estilo está directamente ligada a sus movimientos por el mundo. En Brasil, se nutrió de la inspiración que le proporcionaba el Hip Hop y el graffiti, actividad que le hizo ser arrestado en una ocasión debido a una pintada en el centro de São Paulo al cumplir 18 años.
A partir de este momento, se centra en su carrera de director de arte, logrando una temprana independencia y la oportunidad de mudarse a Madrid. Trabajando de día y pintando de noche, Gabriel da Silva creó un gran número de obras a partir materiales que encontraba en la basura,
ya que no tenía dinero para materiales de bellas artes, tales obras se expusieron no sólo en Madrid sino también en Londres.
En España conoce a la que sería la madre de su hijo. Una persona que influyó (y sigue haciéndolo) profundamente en la obra de Gabriel, gran conocedora de la historia del arte, siempre retándole a dar un paso más en sus obras y salir de su zona de confort. De hecho, los dos fundaron en 2018 el colectivo artístico »Oldbaby» que explora la relación entre el arte clásico
y el mundo contemporáneo.
Logró destacarse como director de arte siendo head of art de Saatchi & Saatchi, una de las agencias más importantes de España en ese momento, pero aun así, nunca abandonó la práctica de la pintura y la experimentación artística.
En esta época empieza a pintar lo que vendría a ser sus cuadros más importantes y que marcarían definitivamente su estilo. Inspirado por la obra de Hieronymus Bosch, »El jardín de las delicias» (obra que Gabriel visitaba con frecuencia en el Museo del Prado de Madrid), hizo sus propias versiones y descubrió el gran impacto visual que podría conseguir abrumar al espectador con imágenes súper saturadas de personajes, colores y simbolismos.
En 2019 una agencia de Miami le llama para hacer parte de su equipo creativo.
Desde entonces Gabriel da Silva junto a su familia vive, trabaja y desarrolla su obra bajo el inconfundible cielo de Miami que una vez más parece influenciar su nueva etapa, igual de colorista, joven y enérgica pero con un explícito tono crítico hacia los problemas sociales.
Ir a instagram

Mostrando todos los resultados 3

Mostrando todos los resultados 3